Lunes, Diciembre 18, 2017 - 18:15

La importancia de las alertas tempranas para evitar que casos como el de Gabriela se sigan presentando

Si hay una palabra que describe hoy la tristeza que sentimos como madre, mujer y padres de familia que somos, es consternación por todo lo que ha sucedido alrededor de la muerte de Gabriela Romero, esa joven soledeña, estudiante del SENA y cuyo desenlace ha conmovido no sólo al departamento del Atlántico sino al país en general.

Hechos como estos, tan lamentables y desafortunados que no quisiéramos que siguieran ocurriendo en el país, lamentablemente ocurren, y es a partir de este tipo de delitos -como el feminicidio y la violencia sexual en contras de nuestros menores, jóvenes y adolescentes- que emprendimos desde hace años una lucha conjunta, a nivel nacional, para que se aprobaran leyes sobre el tema.

Si bien ya existe una ley que nos permite tipificar el feminicidio como delito autónomo, el tema aún es complejo, sobre todo en una sociedad en la que las estadísticas van en aumento. Muchas veces las mujeres no alcanzamos a identificar cuando estamos expuestas al peligro o cuando estamos enfrente de un depredador sexual. Y en muchas ocasiones, cuando el tema es lo contrario y tristemente denunciamos, nuestra voz no tiene eco ante las autoridades y si la tiene es porque un hecho desgarrador -ligado a lo ya denunciado- se vuelve de público conocimiento.

El caso de Gabriela, no aislado al de la niña  venezolana de 17 años de edad que fue abusada sexualmente, al parecer, por el mismo hombre, nos convencen cada día que el debate de Cadena Perpetua tiene que elevarse a ser una prioridad para el Estado. Lamentablemente nuestra iniciativa no ha contado con la solidaridad, ni el suficiente apoyo y respaldo en el legislativo para avanzar en el congreso, más sin embargo seguimos con la camiseta puesta para que se respete la dignidad de nuestros menores, así como hacer valer sus derechos ante este tipo de monstruos que se camuflan en la sociedad aparentando ser personas de bien, pero cuyos antecedentes hablan por sí solos. 

Sin duda con este caso que hoy nos tiene consternados queda demostrado que hombres como “La Bestia del Matadero” no tienen cura y que no pueden reintegrarse nuevamente a la sociedad porque terminan cometiendo delitos peores de los que actualmente se les señala.

Todo esto nos deja una importante reflexión, la misma reflexión que también nos han dejado otros casos lamentables ocurridos en el país en cuanto a las redes sociales y es que nuestros hijos están siendo contactados y engañados a través de medios como Facebook, Twitter e Instagram. El llamado aquí es a los padres de familia, entre más pendiente estén del uso que sus hijos hacen de estas plataformas tecnológicas y del conocimiento permanente de sus amigos cercanos, mayor tranquilidad podrán tener en sus hogares.

A las mujeres las sigo invitando a que denuncien, a que no se queden calladas cuando están siendo víctimas de todo tipo de violencia, a que no tengamos miedo de tomar la decisión. La sociedad nuestra no puede seguir silenciosa ante estos hechos atroces que afectan a muchas mujeres en nuestro país.

Exigimos de las autoridades Justicia para que este hecho no quede impune y existan condenas ejemplarizantes. Mi especial recomendación es que estemos más pendiente de las alertas tempranas para reducir riesgos, proteger a nuestra sociedad y evitar que personas como estas queden en libertad para seguir cometiendo los mismos o peores delitos.

Prevenir cualquier acto de violencia contra nuestras mujeres debe ser un compromiso articulado entre la sociedad civil, el Estado y todas las familias del país. Colombia tiene un sistema penal garantista, por lo tanto,  el llamado desde el Legislativo es a que se aúnen todos los esfuerzos desde el aparato judicial para velar efectivamente por los derechos de todas las mujeres que están siendo vulneradas y para que recuperemos la confianza en el mismo.

El sistema penal de nuestro país fue modificado desde el 2002 para  agilizar todos los procesos, por lo tanto esperamos que esto se cumpla efectivamente ante estos lamentables casos. Además, es importante que se reduzca la exposición al peligro de quienes denuncian, pues sólo así tendremos verdadera justicia. En este camino de la Paz que se construye actualmente en nuestro país, se tiene que trabajar por un sistema de justicia penal efectivo donde no haya más impunidad, ya que si esto no sucede se seguirá fracasando en los fines garantistas de nuestras víctimas.   

#VivasNosQueremos #NosFaltaGabriela #NiUnaMás #UnidosPorColombia #UnidosPorElAtlántico #ElAtlánticoBienRepresentado

Cra 50 # 66 - 87

Barranquilla - Colombia

Carrera 7 # 8 - 68 Edificio nuevo del Congreso / Oficina 646B

Tel: (57 +1) 3824095 / Bogotá - Colombia

Términos y Condiciones

© 2018 Martha Villalba, todos los derechos reservadosLogin

Desarrollado por: Leonardo Funez del Chiaro