Trayectoria

Vocación Política

Martha Villalba, desde muy niña estuvo cerca de la política ya que compartía muchas de las actividades que realizaba su padre, Rafael Villalba Guerra, como concejal y luego como diputado del Atlántico. Con él, desarrolló una sensibilidad social especial.

Apenas se graduó de abogada, supo que su interés era servirle a la comunidad. Inicialmente, trabajó en la Contraloría Distrital de Barranquilla, en la Contraloría Departamental del Atlántico y en el Senado de la República. En  esta última institución, como asesora.

Su esposo, Camilo Torres Romero, fue alcalde de Puerto Colombia en el período 2001-2003. Allí, Martha asumió el rol de Primera Dama, trabajando y gestionando siempre para el beneficio de la niñez, las mujeres, las madres comunitarias, la tercera edad y la población discapacitada.

Posteriormente, fue elegida diputada del Atlántico en el período 2004-2007, donde logró grandes avances para Puerto Colombia en el tema social y trabajó por el fortalecimiento de la estampilla Pro Anciano y los centros de vida en los municipios del departamento.

Martha Villalba, la mejor alcaldesa de la región en el anterior período

Fue Alcaldesa de Puerto Colombia (Atlántico), durante el período 2008-2011. Su labor fue tan visible que formó parte del grupo de los cinco mejores alcaldes del país de municipios con población entre  20.000 y 100 mil habitantes según la organización Colombia Líder, una iniciativa de la sociedad civil y el sector privado que realiza un seguimiento a las acciones sectoriales y sociales, exaltando y visibilizando la buena gestión de los gobernantes locales.

En total fueron 20 alcaldes los finalistas para el premio. En esta versión, Colombia Líder evaluó la gestión de los 1.102 alcaldes y 32 gobernadores de todo el país  a partir de un conjunto de temas como pobreza, educación, género, salud, salud sexual y reproductiva, ranking fiscal, seguridad y transparencia.

Representante a la Cámara

Como congresista electa, aspira ser una mujer visible, donde la provincia y el Atlántico estén bien representados. Además, busca ser gestora de grandes iniciativas y, a la vez, presentar proyectos de ley que estén encaminados al mejoramiento de la calidad de vida de los atlanticenses, su medio ambiente y a disminuir la brecha social.

“Quiero ser una congresista vocera de las necesidades de las mujeres, los jóvenes y las personas en estado de vulnerabilidad. También lucharé para que al Departamento se le asignen los recursos económicos necesarios que requiere para hacer realidad los grandes proyectos de infraestructura que demanda”.